H10 3.jpg
3 h 10.jpg
h 10 4.jpg
h 10 5.jpg
modelo h10.jpg
h-10-a.jpg
h-10-h.jpg
h-10-c.jpg

 

 

 

La lección de pintura

              Alberto Madrid

 

La muestra de Rosario Perriello alude a la obra de Adolfo Couve. "Naturaleza muerta para una vitrina pública" es el título de la obra que Rosario Perriello expone en h10 Galería de Artes Visuales (Valparaíso). La atención inicial en su designación es por su relación con el lugar; por cierto, h10 es una vitrina que se utiliza como galería y funciona las 24 horas, siempre abierta a la mirada de quienes transitan. Rosario Perriello transforma y utiliza la vitrina como la relación de una escena equivalente a una lección de pintura. El ilusionismo que produce la obra recuerda las novelas de Adolfo Couve, las que se elaboran en condiciones espaciales mínimas y cuyos elementos ornamentales son de carácter connotativo asociados con citas de la historia del arte. Esta "lección" es una puesta en abismo del modelo y la representación, ya que parte de los objetos representados -un juego de platería de té- son descontextualizados y pretexto para la ejecución de la pintura traducida en el recubrimiento de parte de la superficie de la vitrina, en la que se simula un cortinaje y el marco de ésta supone una ventana sin fondo. De ahí que "Naturaleza muerta para una vitrina pública" sea una operación de transposición como construcción semantizadora del lenguaje de la pintura, la cual mediante gestos precisos ejecuta el acto de la pintura: la cortina como elemento de separación del espacio de lo representado y la representación en que el interiorismo se confunde con el exterior. Si es por cita, Perriello relee la cita duchampiana (del "gran vidrio") desde la pintura retiniana. Aquí el cubo-vitrina es la escena de la simulación: están los elementos de la lección de pintura en el momento en que el pintor abandona su manufactura para que el espectador reinicie la actividad. De las obras que se han exhibido en h10, la de Rosario Perriello resulta una de las más acotadas respecto de las características del espacio de exhibición. Su elaboración es equivalente a una instalación a escala que problematiza el lugar específico. La vitrina expone el acto de la pintura también mediante la cita al género naturaleza muerta que funciona como una puesta en abismo: la simulación vitrina-marco y la composición como disposición en que los objetos (modelo) reproducen su ilusión en la superficie pintada. Necesario alcance a propósito de la asociación con Couve. En "La comedia del arte" el narrador describe el anhelo del pintor: "Deberían confundirse cielo con cielo, mar con mar, de tal modo que el cuadro desapareciera completamente y en la inmensidad del océano se percibiera un diminuto rectángulo de inmovilidad". En "Naturaleza muerta...", Perriello evidencia su conocimiento del género que los holandeses llamaban "betriegertje", "una pintura que tenía la finalidad de confundir al inadvertido espectador, el cual se abalanzaría sobre ella", sólo que aquí es aún más efectivo el ilusionismo del cuadro con la vitrina. Perriello relee la cita duchampiana desde la pintura retiniana.

Galería H10. Valparaíso. 2005

Óleo sobre tela, adosadas a las murallas y suelo de la galería.

Objetos.