INTEMPERIE  20 Piezas de bronce realizadas escala 1:1 y dos piezas de porcelana y bronce que se presentó en METALMORFOSIS en el Museo Nacional de Bellas Artes Santiago. 2018 

Cada dos o tres años el National Museum of Women in the Arts (NMWA), ubicado en Washington DC, invita a curadoras de todos los países donde la entidad cuenta con capítulos representantes, a proponer a artistas locales destacadas, entre las cuales se seleccionan -una por cada país- las que participarán en una exposición colectiva internacional. Este año en el marco de la versión 2018, Heavy Metal, Women to Watch, la preselección realizada por la curadora del  MNBA, Gloria Cortés Aliaga, para este evento fue el punto de partida de Metalmorfosis, una exposición de doce artistas mujeres organizada por el Museo Nacional de Bellas Artes y el Capítulo Chileno del NMWA. En línea con la temática de la convocatoria internacional, centrada en la producción contemporánea sobre metal, la presente muestra gira en torno a este material. –representación local del museo estadounidense que presenta a las artistas Alejandra Prieto, Catalina Bauer, Marcela Bugueiro, Isidora Correa, Pamela de la Fuente, Amelia Errázuriz, Virginia Guilisasti, Michelle Marie-Letelier, Livia Marín, Karen Pazán, Rosario Perriello y Ana María Lira. La obra de estas artistas converge en la advertencia que realizan ante los efectos del capitalismo y las dinámicas económicas en las dimensiones de género, evidenciando la preocupación por el impacto de estos temas en la reproducción de la desigualdad. A través del metal y sus transformaciones, abordan desde las corporalidades femeninas, el deseo y la maternidad, hasta la crítica a los efectos del neoliberalismo, la explotación del territorio y el consumismo. La modificación del metal, tanto en su geometría como en sus propiedades mecánicas –tenacidad, ductilidad, temple, resiliencia se conjuga con las metamorfosis plásticas y políticas de lo femenino; donde el cuerpo –ahora mutante explora “un femenino plural, hecho de transgresiones y de experimentaciones que pone en crisis todas las fronteras (Buci-Glucksmann: 2001, 27). Las dinámicas de la economía feminista y la sostenibilidad de la vida como contra respuestas a la economía liberal/capitalista, surgen en la diversidad de sus obras. Así, estas artistas se instalan como agentes y sujetas de las políticas económicas actuales.

Expolio y Riesgo 

fragmento del texto para Metalmorfosis por Gloria Cortés Aliaga curadora 

El impacto en el desarrollo económico y territorial, en el que los patrones de consumo, la ocupación sin control del territorio y el aumento de los factores de producción de recursos limitados, ha llevado a la degradación del capital natural, al aumento de la pobreza y al crecimiento demográfico incontrolado. La obra Intemperie (2016) de Rosario Perriello denuncia la desaparición y sobrexplotación de los ecosistemas, producto del cambio climático en el marco del desarrollo del estado-nación capitalista. Los humedales, ecosistemas vulnerables a los embates del clima, son registrados por la artista a partir de un inventario residual de plantas recolectadas en dichos entornos naturales, a modo de un herbario que reproduce un paisaje ecológico en condiciones desiguales. Pájaros (2016) de Perriello, muestra tales efectos en los seres vivos debido a la destrucción de sus ecosistemas ecológicos y al calentamiento global que ha llevado, incluso, al aumento de las temperaturas en aguas marinas. Esto último es abordado por Catalina Bauer en Espías en el fondo del mar (2016) mediante dibujos esgrafiados sobre superficies de cobre, cubiertas completamente por una película de tinta negra, aludiendo a los desechos de alquitrán y petróleo. Las geometrías resultantes insinúan, a ratos, entornos naturales o espacios mentales orgánicos y abstractos que revelan la añoranza de la naturaleza a través de sus huellas.